· 

¿Por qué un psicólogo?

Deshaciendo los mitos de la psicología

"Yo no creo en la psicología", "yo no estoy loco. No necesito ir al psicólogo", "ya tengo a mis amigas para que me den consejos"... Estos son sólo algunos ejemplos de comentarios relacionados con la psicología que alguna vez habrás dicho, pensado u oído. Para muchas personas la psicología está llena de misticismo, como si se tratase de algo que tiene que ver con magia, lectura de pensamiento, artes adivinatorias, esoterismo, etc. (de ahí que mucha gente diga que no cree en la psicología). Otras veces, cuando se piensa en un psicólogo, la primera imagen que viene a la cabeza es la de una persona recostada en un diván mientras un psicólogo toma notas sin intervenir en ningún momento, dando por hecho que el paciente va a "terapia" solamente para hablar y hablar con el fin de desahogarse o, en el mejor de los casos, recibir algún consejo. 

A continuación te explicamos por qué todas esas cosas no tienen mucho que ver con la realidad de la psicología.

 

"YO NO CREO EN LA PSICOLOGÍA"

   La psicología es una ciencia. Que sea una ciencia significa que está basada en conocimientos que son objetivos y que se han estudiado y verificado. No lo digo yo, lo puedes comprobar en infinidad de libros y artículos. De la misma manera que se estudió y se comprobó en algún momento que una operación a corazón abierto debía hacerse de tal forma para que saliese bien, se estudiaron también todas las bases que sustentan la psicología.

   No es una cuestión de creer o no creer. Existe y no se puede dudar de ello, igual que no podemos dudar de la existencia de la medicina o de los distintos métodos que tienen los médicos para intervenir sobre los pacientes según su dolencia. Los psicólogos, en todos nuestros años de estudio hemos aprendido cómo funciona el cerebro y porqué hace lo que hace. Si puedes creer que tienes un cerebro que funciona de una determinada forma, entonces puedes creer en la psicología, sin miedo. 

   Quizás a veces se piensa en la psicología como una cuestión de magia debido al intrusismo que sufre nuestra profesión. Estamos cansados de ver en cualquier sitio gente que se anuncia para ofrecerte la solución a tus problemas haciendo una tirada de cartas, una lectura de mano, una limpieza del aura, etc. ESO NO ES PSICOLOGÍA Y NO TIENE NINGUNA BASE CIENTÍFICA NI ESTUDIOS QUE AVALEN SU EFICACIA. Los que se dedican a ello no son psicólogos, por lo que no deberían vender sus servicios de manera que puedan relacionarse con la psicología.

 

"NO NECESITO UN PSICÓLOGO, YO NO ESTOY LOCO"

   Sí, los psicólogos somos los que ayudamos a los locos (tal como se dice a pie de calle, para que nos entendamos). Lo hacemos casi siempre junto con los psiquiatras, que son médicos y también podemos creer en ellos tranquilamente. Pero es un error pensar que solamente  nos dedicamos a casos extremos como las esquizofrenias, psicopatías y otros trastornos graves. De hecho no hace falta estar muy loco para pasar por malas épocas en la vida.  No es posible pasar una vida entera sin tener problemas. Nadie se salva.
   Los psicólogos hemos hecho una carrera en la que hemos aprendido todas esas técnicas que se han estudiado y verificado y sabemos que funcionan para conseguir el bienestar. Es más, sabemos que funcionan porque sabemos cómo funciona el cerebro, y esto también es objetivo. No tenemos varitas mágicas que solucionan problemas.

   Enseñamos a quien lo necesita qué puede hacer para estar mejor. No damos consejos ni decimos lo que la persona necesita oír, sino que ofrecemos a las personas que lo necesitan las herramientas necesarias para hacer frente a una situación que, de algún modo, le incomoda o le incapacita en algún sentido.

 

"YA TENGO A MIS AMIGAS/OS PARA QUE ME DEN CONSEJOS"

   Y gratis, por supuesto.
  Un psicólogo que se limita a aconsejar no es un buen profesional. En la carrera y estudios posteriores no aprendemos a dar consejos y ese no es nuestro trabajo como ya he dicho más arriba. Algunas veces, con algunos problemas leves, sirven las conversaciones con el grupo de amigos. Por suerte, para algunas cosas es suficiente con los consejos de quienes más nos quieren.

   Pero seamos realistas, otras veces los problemas son más complejos y no tienen fácil solución o no nos es fácil encontrar una solución adecuada, con la que nos sintamos bien del todo.

   Cuando una persona pasa de necesitar consejos a necesitar herramientas para actuar sobre un problema, entonces es mejor hablar con un psicólogo. Los problemas de pareja, problemas con la educación de los hijos, el fallecimiento de un ser querido, el estrés laboral, inquietud, desánimo hacia la vida, etc, etc. forman parte del día a día de todas las personas, en mayor o menor medida. Cuando queremos encontrarnos mejor y los consejos no son suficientes es cuando debemos valorar la posibilidad de ir a un psicólogo. ¡No hay que esperar a volvernos locos!

 

"UNA CUESTIÓN CULTURAL" 

   A la psicología en España aún le queda un camino que recorrer en el aspecto de darse a conocer por lo que realmente es. En Estados Unidos, por ejemplo, está a la orden del día tener un psicólogo y la gente no se avergüenza por ello. Para ellos es una cosa bastante normal. Incluso personas con problemas muy leves del día a día hacen uso de los servicios de los psicólogos solamente para sentirse mejor, para aprender a ver la vida de otra forma que les permita disfrutar más.

   Esto sería hacer un uso preventivo de la psicología, es decir, no esperar a que surjan los problemas, sino actuar para que no aparezcan.

 

Espero que después de leer esto tengas otra idea de lo que es un psicólogo, si es que tenías alguna duda al respecto.

Si te estás haciendo alguna pregunta en relación a nuestros servicios, no dudes en contactar con nosotros y te informaremos gustosamente.

 

Si has aprendido algo, te ha gustado y te ha ayudado, comparte para que otros/as también lo aprovechen...

¡COMPARTE EL ARTÍCULO EN REDES SOCIALES!



Irene Navarro

Psicóloga General Sanitaria

Mente y Desarrollo

www.menteydesarrollo.com